Movimiento juvenil: MarCha

Es un movimiento de la Familia Marista. MarCha significa caminar, dar pasos adelante. También, MARcelino - CHAmpagnat, fundador de los Hermanos Maristas y motivo de admiración de todos los que formamos parte de la gran Familia Marista. Es un movimiento de educación en el tiempo libre. Los animadores son profesores o antiguos alumnos que dedican parte de su tiempo libre a estas actividades.

El movimiento está dividido en ciclos o etapas según las edades de los chicos:

Amanecer (11 a 14 años) tres cursos

En esta etapa se desarrollan actividades como gymkanas, excursiones a la naturaleza y celebraciones festivas y deportivas, y acaba el curso con un campamento de verano. Se busca por encima de todo formar grupo, crear vínculos entre los distintos compañeros y por supuesto divertirse.

Aventura (14 a 16 años) dos cursos

Se sigue trabajando en esta etapa la cohesión y la unión dentro del grupo y además a nivel personal, a través de la experiencia, el nivel afectivo y relacional. El símbolo que nos representa esta etapa es un mosquetón.

Camino (16 a 18 años) - dos cursos

Se continúa el proceso iniciado en los años anteriores y se ahonda en la identidad personal y en los cuestionamientos y búsquedas que van surgiendo en la vida personal y grupal. El diario es la señal de identidad de esta etapa.

Fuente (18 a 22 años) - cuatro años. Dos ciclos de dos años cada uno

Cuando se da el salto a la universidad o a la vida laboral, el movimiento MarCha continúa presente en la vida de aquellos chicos que así lo deseen. Durante esta etapa cada uno va aprendiendo a coger la vida en sus manos y a ser responsable de sus opciones y de los caminos que va transitando. Por supuesto el grupo siempre seguirá siendo el lugar de referencia. Como imagen que representa esta etapa escogimos una concha de peregrino como logotipo.

Horizonte (22 a 24 años) dos años

En la sociedad que nos toca vivir, se potencia durante esta etapa el compromiso personal y grupal con el mundo y la búsqueda del sentido vocacional a la vida. La simbología representativa de esta etapa es el Evangelio y una lámpara cuando finalicen en MarCha.

Además de las reuniones quincenales, hacemos otras actividades de gran intensidad formativa, como los Campamentos, la Celebración de la Pascua, Encuentros de Formación, Campamentos de Servicio... Los objetivos están relacionados con el desarrollo de varias capacidades: autonomía, alteridad-fraternidad, ser buenos ciudadanos, reconocerse hijo de Dios, vivir con sentido e interioridad.